La Masía

Historia

Los primeros textos que citan la casa de Mas Vilar son de 1255. A partir de ese momento, la hallamos citada en diferentes escritos de la historia de la comarca.

Mas Vilar, masía del siglo XIII, ha sido restaurada con la finalidad de dedicarla al turismo rural, conservando los elementos históricos, a la vez que dotándola de todas las comodidades propias de la actualidad. Esta fantástica casa está situada a 590 metros de altitud, en el corazón del Parc Natural del Montseny.

La casa se ha equipado con un sistema ecológico tanto para la calefacción (con caldera de astilla), como para calentar agua (con placas solares térmicas). La sostenibilidad ecológica es muy importante para nosotros.

La piscina

La piscina de cloración salina es una de las opciones más respetuosas con el entorno y, por supuesto, con las personas. Es la estrella en los momentos más calurosos.

Está rodeada por un hermoso y gran jardín, ideal para una siesta, descansar, jugar… mientras se escuchan los pajaritos.

La granja

En Mas Vilar nos encanta disfrutar de la naturaleza y los animales. Tenemos cuatro burros: Fort y Valent, de raza catalana; Cleo es cántabra y el pequeño de la casa se llama Tonet. También podréis ver gallinas ponedoras, una oca y los perros Troia y Bruc. Todos ellos forman parte de la pequeña familia de la Masía.

Procuramos que nuestro alojamiento sea respetuoso con la fauna que habita en la finca, como los pájaros o murciélagos.

Nuestra pequeña granja nos permite mantener un intercambio con los animales: los burros limpian las plantas de las terrazas a cambio de comida, las gallinas nos dan sus huevos, etc.

Espacios comunes exteriores

El jardín, con toda su amplitud, así como los demás espacios, nos permiten gozar de una zona de relax con hamaca mientras los pequeños disfrutan de sus juegos. Disputar una partida de vóley, tomar un baño, descansar en la zona de las tumbonas, tomar una infusión o un vermú en los dos porches…, y todo lo que podáis imaginar rodeados de naturaleza y buena energía.

Con el buen tiempo podréis disfrutar del comedor exterior que nos proporciona la oportunidad de realizar las comidas al aire libre, tomar una cerveza artesana o cualquier cosa de nuestro servicio de bar. Siempre disfrutando de unas bonitas vistas.

Espacios comunes interiores

La recepción será el primer espacio que encontraréis, ya que es la zona para recibir a nuestros clientes.

Disponemos de diversas salas donde podréis regalaros un rato de lectura o relajaros ante la chimenea, descansar contemplando las vistas, charlar, compartir un juego de mesa antes de la cena, conectaros al wifi… o, simplemente, no hacer nada.

El comedor interior es un espacio con unas bonitas vistas y muy confortable para que disfrutéis de nuestra cocina.

Anfitriones

Noemí y Jaume son los responsables de que tu paso por Mas Vilar sea lo más satisfactorio posible.

Bruc y Troia son más que perros: conviven con nosotros, son nuestro timbre y los que dan la bienvenida a nuestros clientes. Te contamos un poco sobre todos nosotros:

Noemí estudió turismo por afición y convicción. Le encanta el trato con el cliente y la cocina. Constantemente piensa y busca ideas para mejorar el abanico de opciones culinarias y siempre sufre por si no hay suficiente comida. ¡Dicen que es como una abuela!

Jaume, cuando se le propuso meterse en esta aventura pensó que le sería difícil adaptarse al mundo de la montaña, pero ¡al contrario! Es una persona muy versátil y se integra a nuevos entornos con mucha facilidad. ¡Parece un camaleón!

Bruc, aunque su tamaño impone, es un trozo de pan al que le encanta estar tumbado, saludar un poquito, y volver a tumbarse. Troia, en cambio, adora los mimitos y es muy sociable con todo el mundo.

¿Quieres venir a pasar unos días?